Vinos DO Somontano

Bodega Chesa

Respecto a los vinos que hace la bodega Chesa en Somontano, no me puedo inclinar por ninguno de ellos, ya que los tres que probamos son auténticas maravillas, el rosado, el tinto joven y el tinto crianza. El rosado es un varietal de Cabernet Sauvignon y el tinto un cupage de Cabernet con Merlot. Lástima que no tuvimos la oportunidad de probar el blanco que hacen ya que se lo quitan de las manos (literalmente) y ya no le quedaba nada en la bodega.

El precio de la botella de vino está sobre los 4 euros (creo que el tinto joven era un pelín más barato), y están de muerte.

Bodega Sers

Creo que ya he hablado suficiente de esta bodega en la sección de bodegas, con lo que si tengo que hablar de sus vinos, pues que voy a decir, que los probéis todos, que son increíbles. Aunque bueno, os voy a recomendar dos de ellos. Desde hace un par de años o tres, están elaborando un blanco (Sers Blanqué) de Chardonnay. Es un Chardonnay curioso ya que parte de él está fermentado y criado en barrica de roble. Un vino blanco fresco, pero a la vez suave, goloso, cremoso, y con unas ligeras notas a tostados que hacen que puedas acompañarlo con un buen pescado o incluso algunas carnes blancas a la brasa. El segundo que os quiero recomendar es el varietal de parraleta (Sers Singular Fuerza 13). La parraleta es una variedad autóctona del Somontano, y Sers ha sabido elaborar un tinto digno de mención. Muy aromático, nos recuerda a frutas rojas maduras, con un suave toque balsámico, de regaliz, y por qué no decirlo, un ligero toque mineral.

De estos vinos no os puedo decir el precio, ya que no lo recuerdo con exactitud, pero creo que pueden rondar los 8-10 euros la botella, tanto el blanco como el tinto.

Bodega Pirineos

De los vinos de la bodega Pirineos no os puedo contar mucha cosa, ya que la visita a la bodega la hice hace ya unos años, y claro la memoria no está para muchos trotes… Este año simplemente fuimos a comprar vino, ya que no podía pasar por el Somontano sin probar alguno de sus Gewürztraminer, esa uva difícil de pronunciar (e incluso deletrear) pero de una riqueza aromática impresionante. Pues bien, Pirineos tiene un vino de Gewürztraminer muy interesante. Fresco, goloso, con aromas que recuerdan a lichis, flores de azahar, jazmín, rosas, etc… En definitiva, un vino para disfrutar. Creo recordar que la botella rondaba los 9 euros, pero no me hagáis mucho caso, ya que compramos varias botellas de diferente vino y no lo recuerdo muy bien.

Deja un comentario