TERN Garnatxa Blanca 2012 – Dorada al horno

Hoy me apetecía comer algo de pescado con un vinito blanco. Hacía ya unas semanas que no cocinaba nada, he estado sobreviviendo como buenamente el stress me ha dejado, así que el mono de comer bien estaba llegando a cotas insospechadas.

Pues bien, he ido al mercado de la Abacería, al ladito de casa (sí, es fácil ir a comprar allí…,  no tengo que caminar mucho…) y me he comprado una dorada de más de medio kilo, entre otras cosas, ya que de los quesos que he comprado hablaré otro día. He llegado a casa y a prepararla. Y claro, en la nevera ya me estaba esperando el TERN Garnatxa Blanca 2012, DO Terra Alta.

La receta de la dorada, sencilla, sin mucha complicación. He hecho una base de patata y cebolla en una olla de barro, la he puesto al horno precalentado al máximo (no sabría decir la temperatura ya que es viejo, y al botón de la temperatura se le han borrado los números), y lo he dejado allí unos 10 minutillos, mientras me preparaba un aperitivo a base de aceitunas que también he comprado en una parada del mercado. Una vez que la cebolla y patata empezaban a cambiar de color, he puesto la dorada, con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y vino blanco (de brick, lo sé, no lo debería hacer, pero me cuesta mucho gastar una copa de vino bueno para cocinar…). Y a esperar unos 25-30 minutos hasta que esté hecha la dorada.

Mientras tanto, he intentado hacer una cata del TERN Garnatxa Blanca 2012. Aquí os hago un pequeño resumen:

Fase visual

Vino blanco, limpio y brillante, de color amarillo pajizo de intensidad media/baja con reflejos dorados, y lágrima gruesa de caída lenta.

Fase olfativa

En una primera impresión en nariz, nos muestra unos aromas limpios y francos que nos recuerdan a notas de fruta blanca y tropical. Algo así como manzana verde, piña, lichis, y un fondo floral muy interesante.

En una segunda impresión se despiertan los aromas a frutas tropicales, piña concretando un poco más, y empieza a aparecer un plátano maduro muy goloso. Ahora que el vino lleva abierto una media hora, aparecen también unos aromas herbáceos sutiles y elegantes.

Fase gustativa

Es en este punto, cuando nos vamos a dar cuenta del potencial de este vino. Una entrada golosa, fresca, que da paso a una evolución en boca donde presenta una acidez interesante pero muy bien equilibrada con el alcohol (nada más y nada menos que 14.5% de alcohol en etiqueta, que para ser un vino blanco joven, no está nada mal). A destacar, un volumen extraordinario que no deja indiferente… Seguramente habrá hecho una minicrianza en acero con sus lías, aunque esto no lo dice la etiqueta, tendremos que buscar la ficha de este vino por Internet.

Los aromas retronasales, nos evocan sensaciones ya casi olvidadas… os acordáis del yoplait de plátano? Bueno, pues eso y chucherías de plátano es lo que nos viene a la memoria después de probar este fantástico vino. Un final largo, aromático, excelentemente adornado con un suave amargo que nos va a dejar en el fondo de la garganta una sensación de calidad, de savoire faire…, en absoluto desagradable, al contrario, va a ayudar a que este vino dure y dure en el paladar.

Maridajes

A parte del maridaje ya expuesto (con pescados blancos, con una cierta cantidad de grasa este vino va fantásticamente bien), podríamos decantarnos por las típicas carnes blancas de pollo, pavo, caza (pichón, faisán, perdiz, codorniz, etc…) ya que tiene cuerpo para aguantar este tipo de carnes y más (aunque sería complicado pero no descabellado maridarlo con un magret de pato… o un foie entier de oca micuit, pero para eso ya hay otros vinos…). Si se quiere hacer un plato de carnes blancas, siempre con una salsa blanca, untuosa, tipo salsa de queso azul, salsa de mostaza a la antigua, etc… En estos casos, la salsa siempre nos va condicionar el vino.

En fin, este es el primer maridaje de la sección de maridajes imposibles, espero que lo probéis, y sobre todo que os guste.

Aunque lo mejor de este plato y el vino, es la siesta que viene después.

Y aquí tenéis una pequeña muestra de cómo ha quedado:

Bon appétit!

Deja un comentario