DOCa Rioja – Bilbao (2020)

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Corría el año 2020, cuando en medio de una pandemia mundial, un grupo de valientes enoturistas (o como se dice ahora en RRSS, winelovers) se dispuso a recorrer las lejanas tierras riojanas y bilbainas…. Bien podría comenzar así la crónica de nuestro breve pero intenso viaje por La Rioja, Álava y para acabar de rematarlo, Bilbao…. y es que una buena frase que puede resumir dicho viaje sería: La báscula aun lo está sufriendo….

Para mi hermano y para mí este sería nuestro 4º viaje a la DOCa Rioja, pero para Eva el primero, y es que no puedes dártelas de entendido en vinos (o winelover) si no has visitado alguna vez en la vida la Rioja, ya que casi (lo puedo decir sin temor a ser recriminado) es la cuna del vino en la península ibérica (no olvidemos que en Portugal se elaboran vinazos también). Así que, cargamos el coche de gel hidroalcohólico y mascarillas y allí que nos fuimos.

Nos alojamos en Bodegas Valedalana, en el Elciego, un pueblecito de Álava perteneciente a la denominación Rioja Alavesa, y que seguramente os sonará porque, entre otras bodegas, es donde está Marques de Riscal, con su imponente hotel diseñado por Frank Ghery. Pero el resto no se quedan atrás. Valdelana tiene desde un tiempo a esta parte turismo rural, un museo enológico donde con la visita guiada nos enseñan aspectos de la elaboración del vino y cómo ha evoluciaonado desde finales del s.XIX hasta nuestro días, y unos vinos excelentes que podréis degustar con la visita, o directamente en su winebar. Por destacar uno (no es que sea el mejor, no me gusta decir que un vino es mejor que otro….) me sorprendió el VI-VE, tanto por la anécdota de su nombre y etiqueta, como por su carácter juvenil, expresivo, juguetón, algo que solo una buena maceración carbónica puede conseguir.

No quiero ser demasiado turras, ya que a este blog se viene a comer y beber y no a leer demasiado, así que hago un pequeño resumen de los pueblos que visitamos y las bodegas a las que fuimos y tuvimos el placer de probar sus vinos.

A parte de Elciego, fuimos a Laguardia, visita obligada si estás por la zona, donde visitamos la bodega El Fabulista (https://bodegaelfabulista.com/), en la que se pueden visitar sus impresionantes calados, sus lagares, y donde podréis degustar sus vinos en un magnífico ambiente. Si tenéis la ocasión de ir en sábado, hacen la visita teatralizada que tiene muy buena pinta, lástima que no nos coincidió con nuestro itinerario.

Esa misma tarde, después de comer un menú en Laguardia (Restaurante Cueva La Muralla, vale la pena, menú barato y muy bueno, y puedes bajar a ver la bodega en uno de los calados), nos dirigimos hacia Cenicero a visitar Tritium (https://tritium.es/), otra bodega que no habíamos visitado hasta ahora y que desconocíamos. La visita genial, diferente al resto de las visitas que normalmente se hacen. Nos hizo la visita Itziar, y nos propuso un juego, nos abrió una botella de vino del que está ya para vender, y después directamente de la barrica, sacó una pipeta para que hiciéramos nuestro propio coupage. Pasamos una tarde muy entrenida degustando varios vinos y contando anécdotas divertidas.

Y llega el momento en el que todo bueno amante del vino (winelover para los amigos) se topa al menos una vez en la vida. ¿Rioja Alavesa o Rioja Alta? Vale me dejo Rioja Oriental (o Rioja Baja como se conocía hace unos años), y es que no tuvimos la suerte de visitarla esta vez…. Bien, pues para poder salir de esa dicotomía, nada mejor que irnos hacía Haro y visitar Muga (https://www.bodegasmuga.com/), por ejemplo. Uno de los estandartes de la elegancia, donde se elaboran vinos sedosos, profundos, marcados por ese paso por las barricas bordelesas que ellos mismos fabrican, en definitiva, un «must» de los vinos riojanos.

Después de comer en una de las calles que forman la herradura de Haro, nos volvimos dirección el campamento base haciendo una parada estratégica en Lapuebla de Labarca, para hacer una visita a Bodegas Jilabá (http://www.jilaba.es/), un pequeño Château en medio de la Rioja Alavesa. Preciosa bodega, excelente explicación, exquisita degustación de vinos, quesos y embutidos, y unos calados preciosos. Ah! y por supuesto, unos vinos dignos de mención.

Nuestro paseo por las viñas y bodegas de la DOCa Rioja finalizaría al día siguiente visitando Bodegas Lecea (https://www.bodegaslecea.com/), en San Asensio. Una pasada de bodega, ubicada en medio del «Barrio de las Cuevas», cuyo nombre ya nos da una idea de lo que vamos a ver. Una bodega del s.XVI cuyos calados donde reposa el vino te transportan a esa época donde todo se hacía de otra manera. Imprescindible si estáis por la zona hacer un desvío a San Asensio.

Y poco más…. Ah! Se me olvidaba, que no nos podíamos ir de Elciego sin visitar Marques de Riscal. Cierto, pero, en vez de visitar la bodega, comimos en el Restaurante Gastronómico del hotel (https://www.restaurantemarquesderiscal.com/), donde pudimos disfrutar de su Menú Tierra 9 Ideas, de los vinos seleccionados de la bodega, y de un trato y amabilidad por parte del servicio excelente.

Y claro, como no solo de vino vive el hombre, pues hicimos varias visitas a la Calle Laurel de Logroño y no contentos con eso, a Bilbao, a sufrir con sus pintxos (no pondré muchas fotos para que no me odieis, pero una de Laurel y otra de Bilbao caen).

Deja una respuesta